arcelorMittal gijon

Solidaridad y respaldo a los trabajadores de Arcelor Mittal

El Partido Comunista de Asturias, conocedor de la gravísima situación que afecta a las factorías asturianas de ARCELOR MITTAL, cuyos trabajadores sufren una vez más el recrudecimiento de la presión y de las amenazas de la empresa en perjuicio de sus condiciones laborales, quiere manifestar su repulsa ante la actitud de una empresa que, manteniendo pedidos, producción y beneficios, trata de imponer sus voraces aspiraciones a incrementar ganancias, amparándose en las condiciones que le ofrece la reforma laboral.

En efecto, ARCELOR- MITTAL tiene en su haber una larga trayectoria de chantajes e incumplimientos para beneficiarse de ayudas públicas y, a la vez, aumentar la explotación de sus trabajadores en todo el mundo (recuérdese, desde su actuación en Bélgica para obtener exenciones fiscales, de tal modo que la transnacional terminó pagando menos impuestos que sus trabajadores y luego incumplió sus compromisos, hasta las presiones para obtener rebaja en las tarifas eléctricas españolas o en las tasas del Puerto de El Musel a lo que respondió con el previsto cierre de las baterías de coque en Gijón).

Actualmente, manejando amenazas de reducir producción, cerrar instalaciones o trasladar la producción a Francia, que afectan no sólo a los 8000 trabajadores concernidos(contando las empresas auxiliares), sino al conjunto de la sociedad asturiana, ARCELOR-MITTAL presiona a las direcciones sindicales para culminar la ejecución de unos acuerdos que, violentando el convenio, conduzcan a la reducción salarial y al incremento del tiempo de trabajo, es decir a un aumento de la explotación de la clase trabajadora y, por consiguiente, del beneficio empresarial, lo que le permitiría además ahorrarse la contratación de varios centenares de eventuales para cubrir vacaciones y, mediante una acumulación coyuntural de pedidos, preparar el terreno para llevar a cabo posteriormente nuevos ERE y más despidos. Sería una ingenuidad imperdonable no haber tomado nota del proceder de otras transnacionales, como Santa Bárbara-General Dynamics, que, después de haber presionado de manera brutal y de haber alcanzado sus aspiraciones obteniendo acuerdos y recibiendo subvenciones terminan liquidando prácticamente sus plantas de producción y arrojando al paro a sus trabajadores.

El PCA estima que el futuro de la siderurgia en Asturias, pasa porque la empresa renuncie a aprovecharse de la crisis y a satisfacer con dividendos cada vez más suculentos a sus accionistas y comience a invertir en actuaciones de I+D+I y de modernización de las instalaciones para incrementar la calidad de la producción, proteger el medio ambiente y mantener el empleo y su calidad.

Ello sólo podrá conseguirse incrementando la conciencia, la combatividad y la unidad de los trabajadores en una perspectiva no cortoplacista que aspire a cimentar sólidamente el futuro.

Por lo demás el problema de ARCELOR-MITTAL, dadas las dimensiones de la empresa y el papel de la siderurgia en el modelo productivo de Asturias, constituye un tema que afecta en  en primer lugar a toda la región y, por tanto, al gobierno autonómico de Asturias que debiera ponerse al frente de la exigencia de inversiones a la empresa para garantizar el futuro de la producción y de los puestos de trabajo.

Pero, es más, el propio Gobierno del Estado está igualmente concernido, tanto por este como por otros casos, y ya es hora de empezar a exigirle que, en consideración del interés general, no siga dando la espalda al artículo 128 de la Constitución Española e incluya en su agenda la intervención de empresas e incluso su nacionalización cuando el interés público lo exija.

Finalmente, el PCA saluda la consulta convocada a los trabajadores de la plantilla de ARCELOR-MITTAL, a los que desea el mayor acierto en su pronunciamiento y, en cualquier caso, les manifiesta su respaldo y solidaridad en el mantenimiento de los puestos de trabajo en unas condiciones laborales dignas.

 

Oviedo 8 de abril de 2013

SECRETARÍA DE MOVIMIENTO OBRERO DEL PCA