presentacion bus

Resolución del PCA en Mieres: ante el porvenir Emutsa

Ante el porvenir de Emutsa:

Tras las últimas elecciones municipales, celebradas el 22 de mayo de 2011, el Interventor Municipal del Ayuntamiento de Mieres recibió el encargo de realizar un informe de la situación económica y financiera del consistorio a petición del candidato electo Aníbal Vázquez Fernández.

Según dicho informe, a fecha de 30 de junio del citado año, el déficit municipal ascendía a unos seis (6) millones de euros, en tanto el montante de las deudas se elevaba a unos trece (13), de los que casi diez (10) procedían de facturas cuyos plazos legales de pago ya habían vencido.

Ante una situación tan grave como suponía ello para una corporación cuyo presupuesto anual no supera los 39 millones de euros, el gobierno local decidió acogerse al Real Decreto-ley 4/2012, de 24 de febrero, más conocido como “Decreto de pago a proveedores“, aprobando a tal efecto, en fecha del 30 de marzo del año mencionado, el preceptivo Plan de Viabilidad.
En dicho Plan se incluían las primeras medidas de ahorro para la Empresa Municipal de Transportes (Emutsa), cuyo déficit en el año 2012 sumó, a pesar suyo, unos novecientos mil (900 mil) euros, constituyendo de ese modo una de las más gravosas fuentes de endeudamiento para una hacienda local cuya asignación presupuestaria para tal servicio y año se redujo en aproximadamente un tercio, quedándose en tan solo unos seiscientos cuarenta mil (640 mil).

Entre las medidas de ajuste puestas en marcha, de conformidad con el Plan de Viabilidad a cuyo cumplimiento condicionó el estado su ayuda financiera, se incluyeron una reducción salarial de hasta el 21%, en el caso de los conductores de autobús; un incremento de las tarifas de entre un 11 y un 18%; y una reorganización de las líneas cubiertas por la compañía.

Sin embargo, dichas medidas resultaron insuficientes. De conformidad con la Ley Orgánica 2/2012 de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, del 27 de abril, la subvención estatal para el mantenimiento del transporte urbano mierense pasó de ciento cuarenta y cinco mil (145 mil) euros a noventa y cinco mil (95 mil); y ello mientras se producía una disminución del número de viajeros superior en un 50% a la prevista en el Plan de Empresa (hasta un 25% en los últimos tres años, en lugar del 16% estimado).

La persistencia y agudización de una crisis económica que ha reducido las necesidades de desplazamiento de los habitantes del concejo por razones laborales, comerciales o lúdicas han determinado una caída de ingresos de una magnitud tal que ha hecho insuficientes los duros recortes antes expuestos; sometiendo a la sociedad, según declaraba el pasado marzo su presidenta y Concejala de Transportes, Olga Álvarez, al riesgo de incurrir en suspensión de pagos en tan solo unos meses; y aun desaparecer definitivamente para finales de este mismo año de no encontrar nuevas fuentes de ingresos.

Se acogería para ello el Consistorio al artículo vigésimo sexto (26º) de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, según la cual solo los municipios de más de cincuenta mil (50 mil) habitantes tendrían el deber de prestar el servicio de “transporte urbano colectivo de viajeros”, condición ésta en que Mieres dejó de estar desde finales de los años noventa, para no dejar de alejarse de ella hasta sus actuales cuarenta y dos mil (42 mil) vecinos censados.

Lejos quedan ya los setenta mil (70 mil) habitantes de principios de los años sesenta, como también los ciento diez (110) trabajadores que, en el año en que comenzó dicha década, llegaría a emplear Emutsa como máxima plantilla en toda su casi sexagenaria historia, tras tan solo cuatro años desde una fundación en que contó con treinta y nueve (39) empleados. Como bien lejos queda también la frenética actividad minero-siderúrgica cuyo declive, acompasado al de la población, y del que el devenir de la propia Empresa Municipal de Transportes es fiel reflejo, comenzaría precisamente por aquellos años.

Sometido el Ayuntamiento mierense, como consecuencia de su calamitosa situación económica, a las restricciones financieras y presupuestarias de un decreto que llega a establecer que “la operación de endeudamiento podrá conllevar la cesión al Estado de los derechos de la entidad local en cuanto a su participación en los tributos del Estado en la cantidad necesaria para hacer frente a la amortización de dichas obligaciones de pago”, las posibles actuaciones efectivas por parte de la corporación local en favor de la pervivencia de la compañía se ven fuertemente constreñidas.

Sin embargo, ni son tales actuaciones, por ello, inexistentes, ni cabría cesión, por causa suya, en el empeño de mantener un servicio municipal de transportes utilizado diariamente por miles de mierense y solo mediante el cual permanecen integrados los diversos núcleos poblaciones del municipio con su villa capitalina. Y, en particular, los más importantes de ellos, como son los enlazados por las tres líneas que acaparan el 90% de sus viajeros: las que tienen por destino las localidades de Turón; Ujo-Valdefarruco; y Nuevo Santullano-Entrerríos; conectando a las tales, en su recorrido, con equipamientos comerciales o sanitarios como será el nuevo Hospital de Mieres.

En tales circunstancias, y tomando como criterios de actuación el mantenimiento de un servicio de la máxima utilidad social explotado en régimen de titularidad pública, así como el máximo sostenimiento del empleo, desde la Agrupación Local de Mieres del Partido Comunista de Asturias defendemos, en primer lugar, la necesidad de servirse de cuantos medios técnicos ponga a disposición de sus asociados tanto el Consorcio de Transportes de Asturias (CTA) como las restantes asociaciones en que permanece Emutsa integrada (ASTRA, ATUC, FEMP), con objeto de evitar, en la medida de lo posible, el recurso a la consultoría privada; así como, la subordinación a los intereses de la compañía de la gestión de todos aquellos servicios que, entrando en su esfera de actividad, pudieran contribuir, en virtud de su eventual rentabilidad, a la supervivencia de la misma; y, en particular, el de la conexión entre Moreda de Aller y el nuevo Hospital de Mieres; la línea entre Oviedo y Pola de Lena; o la gestión de la estación municipal de autobuses de Mieres.

Agrupación Local de Mieres del Partido Comunista de Asturias.