logopca2pk_1_0

Resolución de la Conferencia política del PCA: sobre el rescate

La aceptación por parte del Eurogrupo de la petición de rescate cursada por el Gobierno español, pone en marcha un nuevo proceso de rescate, similar al sufrido por Grecia, Irlanda y Portugal. El cambio en el mecanismo concreto y la denominación como “crédito blando” por parte del Ministro de Economía español no es más que una cortina de humo que intenta de manera desesperada pero inútil dar una imagen de normalidad absolutamente superada ya por los ciudadanos que reconocen, con razón, que estamos ante un robo a la ciudadanía, que tendrá nuevas y dramáticas repercusiones en los derechos básicos del pueblo.

La comisión establece que, de momento, la cuantía máxima será  de 100.000 millones de € (como referencia los recientes recortes en Educación y Sanidad suman 10.000 millones de €). 100.000 millones de euros es un 10 % del PIB. Este dinero debe ser devuelto al 4% de interés y esa devolución saldrá del dinero público, de manera que aumentará automáticamente la deuda del estado, actualmente estimada en el 75 % del PIB y que por lo tanto subirá inmediatamente al 85 , alejándose más aún del límite establecido del 60 % en los tratados vigentes de la UE. El sobrepaso de ese límite ya está imponiendo políticas de recortes brutales a los ciudadanos.

Puesto que la cuantía de los intereses no está consignada pasa a ser computada como déficit público que sobrepasará el límite del 5.3% establecido como objetivo para este año. A esta subida hay que añadir los “fallidos” entre el que está, por ejemplo, Bankia con 7.500 millones de euros que ya computa como déficit de este año.

Por tanto, si el rescate no modifica el objetivo de déficit para este año, el Gobierno se verá obligado a “hacer lo que tiene que hacer” una vez más, que será imponer más recortes salariales y de financiación de los sectores públicos e incrementar los impuestos, haciendo recaer una vez más el sacrificio sobre los trabajadores. Dado que ya estamos sometidos a este tipo de políticas, el Gobierno puede decir que no afectarán a los ciudadanos sencillamente porque ya es así, profundizando aún más en la actual pérdida de soberanía .

El PCA denuncia, una vez más, la lógica general de la privatización del beneficio y la socialización de la pérdida en la que estamos inmersos desde que estalló eso que llaman crisis y plantea que solo la socialización del conocimiento, la recuperación de las poderosas herramientas de análisis económico que ofrece el marxismo y la movilización social sostenida, liderada por la necesaria unidad de la clase trabajadora, podrá poner coto a este robo organizado que están pagando los más débiles.

Oviedo, 10 de Junio de 2012