2016_02_05

“Nuestro objetivo es continuar con la fábrica abierta, lucharemos hasta el final”

Hablamos con Daniel Reguera, delegado sindical de CCOO en Gijón fabril, y con José Luis García Montes, responsable de acción sindical y negociación colectiva de CCOO de Industria.

¿ Cuál es la historia que tiene detrás esta fábrica?
Antiguamente estábamos en el barrio de La Calzada, allí teníamos el taller de mecanizado y fabricación de vidrio. En 1997 nos trasladaron aquí a Roces, siendo aun propiedad Saint-Gobain, una multinacional francesa.Todo comenzó a cambiar cuando en 2006 la empresa la adquiere el empresario Juan Cervera. Él adquirió la fabrica en condiciones muy ventajosas, porque Verallia, que es la empresa para la que realizamos los moldes, lo que hizo fue costear todas las jubilaciones, y ahora somos todos contratos relevo, somos todos gente joven.

¿Cuándo comenzaron los problemas?
Cervera no quería invertir en la fábrica, no compraba máquinas, dejó que se muriera poco a poco el taller, y la calidad, que es una de las señas de identidad de esta fábrica, fue bajando inevitablemente.Hace un año nos planteó una reducción de salarios de un 21% y ahí empezamos a darnos cuenta que algo pasaba, y evidentemente no lo admitimos y nos plantamos. Entonces decidieron retirar la medida y dar un paso atrás.

Pero volvieron al ataque en septiembre de 2015 y la empresa plantea un ERE. De nuevo contestamos y dijimos que de ningún modo porque no había justificación ninguna ya que la producción no disminuía. También dieron para atrás el ERE a pesar de contar con suficientes armas como la reforma laboral, que les permite apretar sin coste ninguno.

Pero el golpe final llegó con el fin del contrato con Verallia, que terminaba este pasado 31 de diciembre de 2015. Entramos en concurso de acreedores pero no se nos informa a los trabajadores hasta el 8 de enero, y días después, ya en el juzgado, se admite el concurso de acreedores y la extinción de la totalidad de los contratos de trabajo de Gijón Fabril. Desde entonces estamos sin director porque dimitió inmediatamente y nos dejó tirados, y ahora estamos dirigiendo esta lucha entre todos los trabajadores.

¿Con cuántos clientes cuenta Gijón Fabril? ¿Para cuántas empresas realiza pedidos?
La empresa tiene dos áreas de negocio, por un lado los moldes (80% facturación), destinados a Verallia . Y la otra, con distintos clientes como Tenneco, Veavidrio, Verallia… En total, se trabaja para unas 12 fábricas en la Península Ibérica.

¿En qué situación os encontráis ahora?
Tenemos abierto el periodo de consultas de los 45 contratos de trabajo a los que afecta la extinción, y nuestra posición es la de no firmar el expediente.

Ahora necesitamos buscar una alternativa para poder continuar con la fábrica abierta, ese es nuestro objetivo, y se puede conseguir porque con una gestión adecuada Gijón Fabril es completamente viable.

¿Qué le pedís a las Instituciones públicas?
En primer lugar: implicar a todas la Instituciones públicas, tanto el gobierno local como el autonómico.

Hemos mantenido reuniones con todos los grupos municipales y tenemos su apoyo en una declaración institucional, que esperemos también llegue desde la Junta del Principado, porque la presión social y política es fundamental.

Nos reunimos con el Director General de Industria y él adquirió el compromiso de reunirse con Verallia , y también contactar con posibles inversores que se puedan hacer cargo de Gijón Fabril.

¿Y otras Instituciones?
Desde CCOO también entendemos que las organizaciones empresariales de la región (Fade, Femetal…) algo tendrán que decir. Porque todo el mundo mira para otro lado mientras se destruye cada día el tejido industrial de esta región. Tienen que hacer ese esfuerzo, porque las pequeñas y medianas empresas deben existir, ya que generan muchos puestos de trabajo.

¿Dónde veis una solución?
Sin duda, en lograr que Verallia continúe requiriendo trabajo y nos haga encargos.
Mientras haya carga de trabajo, ellos no van a extinguir el contrato. La opción de Verallia es clave: si ellos quieren que sigamos, seguimos.
Pero no quieren hablar con los trabajadores, dijeron que sólo hablarían con Juan Cervera, incluso desde CCOO como sindicato, nos está costando que nos reciba.

¿Y con cuánto tiempo contáis?
Nos quedan 15 días, hasta el 8 de febrero, para lograr carga de trabajo, ese es el primer objetivo. Porque si la empresa no puede autofinanciarse, no podemos generar mas deuda, porque los administradores concursales extinguirían los contratos de trabajo y procederían a la liquidación.

¿Cómo afecta la situación del mercado globalizado en este conflicto?
Afecta completamente, Juan Cervera tenía claro que no quería continuar con esto, y cuando Verallia le dijo que no podían seguir pagándole el precio acordado por los moldes, decidió tirar la toalla. Verallia trae moldes chinos mas baratos pero de mucha peor calidad y con plazos de entrega menos competitivos, mientras que aquí se compra calidad y en buenos plazos, esa es nuestra fuerza.

Usan al mercado Chino como excusa para presionar y regular el mercado europeo. A esto hay que ponerle freno desde el gobierno español y desde Europa, hay que proteger la industria de verdad y en este país no hay una política industrial. El ladrillazo fue la apuesta para enriquecerse unos pocos y se construyó industria a su alrededor, pero ahora todo ha desaparecido.

Y además, la reforma laboral posibilita que se haga todo esto, sin que suponga ningún problema cerrar empresas y despedir a sus trabajadores.

¿Cómo están los ánimos de la plantilla? ¿Tenéis planteadas movilizaciones?
Hay momentos duros pero ya llevamos 14 días encerrados y no vamos a dejar que se apague la lucha, hay que seguir adelante.

La semana que viene tenemos una manifestación, el jueves 4 de febrero, saldremos a las cinco de la tarde de aquí de la fábrica e iremos por las calles de Gijón hasta el Ayuntamiento. Queremos que los vecinos y vecinas de Gijón sepan que los trabajadores peleamos por nuestros puestos de trabajo y que necesitamos su apoyo para que Gijón Fabril no se cierre.