13346432_1162626953787876_7307905114729805830_n (1)

García Jarpa: “En mi país hay completa libertad de expresión”

Los medios españoles han vuelto a situar a Venezuela en el primer nivel de relevancia. En un contexto de agresión económica y mediática, el foco sobre este país latinoamericano tiene como objetivo desestabilizar el gobierno bolivariano que preside Nicolás Maduro para así continuar la escalada desintegradora de los gobiernos del sur del continente americano. Países que han generado durante estos años un nuevo polo geoestratégico a nivel internacional, libre de la injerencia estadounidense. Para conocer la verdad de lo que está ocurriendo en Venezuela entrevistamos a Julio García Jarpa, Ministro Consejero de la embajada de la República Bolivariana de Venezuela en España, que ha formado parte del proceso en su país desde el mismo momento en que Chávez en 1992, al rendirse en la insurrección cívico-militar dijo: “por ahora no hemos logrado los objetivos…”.

¿Cuál es la situación de Venezuela?

En primer lugar, hablemos de la Venezuela de verdad que intencionalmente los gigantes de la comunicación social ocultan: la tasa de ocupación y el empleo formal aumentan cada día en detrimento de la economía sumergida; la tasa de paro en nuestra supuesta “dictadura” está en el 6%; el Salario mínimo pasa de 120 bolívares en 1999 a 15.051 Bolivares en la actualidad. Asimismo en el año 99 había 234.000 pensionados, y hoy, con la nueva constitución y los gobiernos chavistas, esa cifra se eleva a más de tres millones de personas, incluidas las amas de casa, que han accedido a la seguridad social y al sistema público de pensiones.

Por otro lado, gracias a las misiones, como por ejemplo la Misión Robinson I, se ha erradicado el analfabetismo, y se ha masificado el ingreso a la educación primaria, secundaria y superior, gratuita y de calidad, en eso hemos invertido, y seguiremos invirtiendo. Venezuela en el 2010 alcanzó los objetivos fijados por la cumbre del milenio del año 2000, y aquí os dejo otro dato: la pobreza se redujo desde nuestra llegada del 22% al 7%. Son apenas uno de tantos datos que les puedo referir, ello, gracias al proceso revolucionario iniciado por Chávez. No son cifras elaboradas por nosostros, son estadísticas oficiales elaboradas, entre otras, por el PNUD, la UNESCO y la CEPAL. Es la manera que la renta llegue a todos, es nuestra concepción socialista de inversión social. Nuestro país es una república profundamente democrática y pacífica, y nuestra misión es refundar la Patria para construir el Socialismo que hemos denominado, el socialismo del siglo XXI.

 

Hagamos un poco de memoria, ¿Cómo fue la llegada de Chávez al poder?

En el 99 el pueblo elige por amplia mayoría a Hugo Chávez , inmediatamente llama a constituyente para elaborar una Constitución que sería discutida entre todos los sectores sociales con participación popular, para luego ser aprobada en plebiscito. Desde ese instante, han transcurrido 21 procesos electorales, de los cuales, el chavismo ha ganado diecinueve; somos un Estado electoralista, refrendario y plebiscitario, es un ejemplo de la democracia participativa y protagónica transversalizada en nuestra Constitución Bolivariana.

 

Hugo Chávez dijo que la revolución bolivariana es antiimperialista, ¿de dónde nace esa afirmación?

Chávez desde su adolescencia era admirador de Bolívar y con frecuencia recordaba el pensamiento de ese gigante en sus discursos. Chávez solía repetir la expresión de Bolívar del año 1829, “Los Estados Unidos parecen estar destinados por la providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad”, y precisamente, es ese concepto antimperialista que proféticamente exclamo Bolívar, el que alimenta nuestra constitución y nuestra visión de luchar por un mundo multicéntrico y pluripolar. Ese concepto arropa igualmente la estrategia de independencia económica, y para profundizarla era necesario el control soberano de la economía, invirtiendo en nuestro desarrollo económico, aquellos recursos que en el pasado eran extraídos por monopolios financieros internacionales.

 ¿En que momento considera Usted que se inició la conspiración contra la revolución bolivariana?

 Desde el mismo momento en el que aprobamos en la Asamblea Nacional la “ley de hidrocarburos” en el año 2000, que eliminaba privilegios de las empresas norteamericanas. Desde ese momento las ganancias del petróleo se quedarían en el país para poder invertirlo en lo social. En esa misma época aprobamos la ley de tierras que se enfrentaba a los latifundistas. La aplicación de esas dos leyes generaron las condiciones para el golpe de estado perpetrado por la patronal con apoyo de la CIA. Contaron igualmente con apoyo de Generales formados en el antiguo régimen, traidores a la doctrina bolivariana. Tras 48 horas de incertidumbre, fue la reacción del pueblo saliendo a la calle, la que salvó la democracia y retornó a Chávez al palacio presidencial de Miraflores; fui testigo presencial de todos los acontecimientos, nos tocó estar en una tarima, a los Diputados de la época, e instalarnos frente al palacio de Gobierno para explicarle al pueblo concentrado en el lugar, los intentos del fascismo de derrocar al Gobierno democrático del Comandante Chávez.

 

 ¿La bajada del precio del petróleo perjudica a Venezuela?

Por supuesto, durante décadas el FMI y el BM trazaron estrategias para convertirnos en suministradores de materias primas, en nuestro caso petróleo, bauxita, hierro, aluminio y otros minerales, sometiéndonos a un sistema neoliberal globalizado que determinaba nuestra política económica. Cuando hemos nacionalizado el petróleo, inmediatamente han trazado un plan de sabotaje a nuestra economía; ellos maniobran y para ahogarnos bajan los precios del petróleo y de ahí que nuestros ingresos hayan bajado en más de un 65%. Los Estados Unidos incluso están utilizando el sistema del “fracking” para extraer petróleo en otros lugares del mundo, que es un sistema que daña la corteza terrestre y es muy destructivo. Estos poderes neoliberales cargan contra Venezuela y Rusia porque saben que con nuestros recursos petroleros, a través del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), se apoya el desarrollo en países del Caribe y del sur de América. A pesar del bloqueo económico, no hemos desmantelado nuestra inversión social ni hemos aplicado ningún recorte en salarios o puestos de trabajo.

Con la guerra económica sobre el país, ¿qué vías estáis explorando para incentivar la economía?

Nuestro objetivo es lograr pasar de una economía rentista a una economía productiva. No podemos depender únicamente de la renta del petróleo, por ello estamos impulsando el proyecto de los 15 motores productivos, con el trabajo de empresarios públicos y privados, y el fomento de una economía socio-productiva dirigida por el Poder Popular bajo la supervisión del Consejo Nacional de Economía.

Entonces hay posibilidades de desarrollo productivo y por tanto económico en el país ¿Cuáles son esos 14 motores?

Hay grandes potencialidades sin duda. En primer lugar, el motor agroalimentario, a través del cual, debemos impulsar la soberanía alimentaria, desarrollando las zonas rurales y la agricultura urbana que nos va a permitir exportar otros productos. Otro motor es el farmacéutico, orientado a la producción propia de medicamentos frente a las grandes multinacionales que controlan el sector. El tercer motor sería la industria, para potenciar así el sector del automóvil o la metalurgia. También estarían los motores de la exportación de productos no tradicionales, la petroquímica, el sector forestal o maderero, la economía comunal, la construcción, el turismo, los hidrocarburos, la industria militar, las telecomunicaciones o la banca. Pero, sin duda, uno de los más relevantes es el motor octavo, destinado a la minería, en el que pretendemos combinar desarrollo con conciencia ecológica, pero que estamos empezando a trabajar en él ya que en el sur del país tenemos una gran reserva de oro, diamantes y coltán, entre otros minerales. Todo esto significa la independencia nacional, nuestra soberanía y un futuro mejor para nuestro país. Pero la oposición no quiere trabajar en este desarrollo productivo, no participan en las mesas de trabajo del Consejo Nacional de Economía, no les interesa.

Desmontemos algunos mitos. El primero de ellos, ¿es cierto que le regaláis el petróleo a Cuba?

No es cierto. Con Cuba, como con otros países, existen convenios de colaboración. Lo que hacen es pagarnos una parte con dinero y otra parte con servicios e intercambio de productos. Gracias a Cuba hemos podido desarrollar “Barrio Adentro” un proyecto en el que contamos con muchos médicos cubanos en el país que llegan a las casas de la gente para desarrollar la atención médica necesaria. También nos han ayudado y asesorado en asuntos científicos, culturales o deportivos.

Y respecto a la vivienda, ¿qué habéis logrado?

En mi país los desahucios están prohibidos por mandato constitucional y así lo hacemos cumplir. Con la Gran Misión Vivienda hemos construido y dado más de 1.200.000 viviendas a la gente con un criterio no mercantilista. Cada cual paga lo que puede en función a su salario y de no tenerlo, se le entrega sin ningún costo. En 2018 habremos logrado que todas las personas tengan casa.

Parte de la oposición venezolana últimamente viaja mucho a España, ¿A qué se debe?

Viajan por el mundo financiados por ONG´s que responden a intereses imperialistas de otras potencias. A la oposición en Venezuela no le interesa que el país funcione, sino participarían en el trabajo que se está haciendo por sacar el país hacia delante; ellos quieren una situación de caos y para ello utilizan los medios de comunicación y este tipo de viajes para vender su propaganda política.

Entonces, ¿no es cierto que haya líderes de la oposición como Leopoldo López encarcelado como preso político?

En mi país hay completa libertad de expresión. Los medios de comunicación en su mayoría son privados y no se cierran, como también se ha dicho, y si no ya pudimos ver a Albert Rivera rodeado de micrófonos a su llegada a Caracas. Por tanto, es obvio que si alguien está en la cárcel no es por expresar sus ideas. Leopoldo López está en la cárcel por ser responsable de 43 muertes en las “guarimbas”, protestas violentas en las que la oposición cerraba calles con barricadas y luego disparaban con francotiradores desde los tejados. Esa es la realidad. Pensemos donde estarían los responsables de este tipo de acciones en cualquier país del mundo.

Ahora piden un referéndum revocatorio del presidente Nicolás Maduro y dicen que él no quiere someterse al mismo, ¿qué hay de cierto?

 Primero hay que dejar claro que la figura del referéndum revocatorio la incorporamos nosotros en la Constitución Bolivariana. La promovimos y la defendimos, incluso el propio Chávez se sometió a ella en 2004 y resultó ratificado. Lo único que se exige en esta ocasión, como en cualquier otra, es que se cumpla la normativa. En primer lugar, que se cumplan los plazos, y en segundo lugar que se compruebe la autenticidad de las firmas, porque en el proceso de 2004 un 30% de las firmas recogidas eran fraudulentas, con copias, falsificación de identidades e incluso firmas de personas fallecidas. Si se cumplen los plazos y obtienen el mínimo necesario de firmas, haremos cumplir la Constitución y se celebrará el referéndum revocatorio.

Otro asunto del que también se habla es de un supuesto desabastecimiento de productos de primera necesidad, ¿estamos ante una crisis humanitaria en Venezuela?

Evidentemente no hay una crisis humanitaria, ahí es a donde nos quieren llevar quienes generan ese desabastecimiento en algunas partes del país y poder justificar con ello una intervención militar hacia Venezuela. El jefe del Comando Sur de los Estados Unidos ha dicho que si hay “crisis humanitaria” se aprobaría una intervención militar sobre el país. Por eso quieren preparar el terreno, orquestar y generar desde la asamblea nacional, controlada ahora mismo por la oposición, un clima de anarquía interna y un mensaje internacional de crisis humanitaria, con acciones como la que se pudo ver en Madrid de recogida de alimentos y medicamentos. La guerra psicológica, intentando conformar una supuesta realidad inexistente, y el sabotaje a la economía del país, están servidas. Hace unos días el periódico ABC censuraba las declaraciones de un empresario Vasco que vive en Caracas y mostraba en imágenes que los supermercados de las clases más pudientes están repletos de alimentos. Es en aquellas zonas más humildes donde se está articulando, por parte de los empresarios, un desabastecimiento organizado y controlado para construir esa imagen de caos, y agotar así la paciencia de la gente.

Además de investigar estás prácticas que concluyen en el desabastecimiento, ¿qué otras medidas se están implementando por parte del Gobierno bolivariano?

Estamos creando unas estructuras nuevas que se llaman Comités locales de abastecimiento y producción (CLAP). Son organizaciones comunitarias y populares, integradas por los vecinos y vecinas, que junto al Ministerio de alimentación tienen por objetivo principal la distribución, casa por casa, de los productos alimenticios de primera necesidad. El fin último de los CLAP es proteger al pueblo a partir de un sistema de distribución justo que permita combatir los efectos de la guerra económica llevada a cabo por la oposición. No solamente asumen tareas de distribución de alimentos, sino que también velan por el adecuado uso de los recursos que el estado destina a la población, así como vigilar y denunciar la especulación, el acaparamiento y el contrabando, conformándose como una auténtica herramienta de poder popular.

Mundo Obrero Asturias

CkgSf2VW0AELgO_.jpg-large (1)