muselon

El PCA en Gijón ante la situación del Puerto del Musel

Comunicado del Partido Comunista de Asturias en Gijón ante la situación del Puerto del Musel

La decisión de la comisión Europea de reclamar la devolución de las ayudas concedidas para las obras de ampliación del Puerto del Musel, 250 millones de euros en concepto de fondos de cohesión de los que ya habían sido entregados 198, pueden tener consecuencias absolutamente fatales para la economía de Gijón y Asturias.

Esta decisión se deriva de un demoledor informe elaborado por la Oficina Europea Antifraude (OLAF), que denuncia diversas irregularidades que van desde clamorosas anomalías en los pesajes de los áridos y facturación de portes, hasta ilegalidades en los propios procesos de contratación de la empresa adjudicataria. De este informe, que da pie a hablar abiertamente de corrupción, deberían deducirse responsabilidades tanto para los gobiernos autonómicos y centrales, como para la Autoridad Portuaria. Y también para el Tribunal de Cuentas y para Puertos del Estado, en última instancia, responsables de ejercer una función de control público.

La mastodóntica ampliación del Musel, la mayor obra civil llevada a cabo en Asturias, fue harto controvertida, no sólo por su impacto medioambiental sino también por su más que cuestionable pertinencia, dada la poca optimización de las antiguas instalaciones. En total, se han invertido en ella más de 700 millones de euros, acumulándose un sobrecoste del 40%. Fue, en definitiva, una obra alumbrada al socaire de la burbuja inmobiliaria que caracterizó al modelo de capitalismo especulativo que vertebró a la economía española hasta el estallido de la crisis.

Se trata de un puerto al que no se ha llegado a dotar de las infraestructuras  viarias, como una zona logística eficiente o una conexión eficaz con la Meseta (lo que debería proporcionar la inacabable Variante de Pajares o una mejora en el tráfico por ferrocarril), requeridas para hacerlo verdaderamente potente.  Si ahora sus tarifas o los posibles incentivos que pudiera ofrecer para atraer tráficos se ven comprometidos por la devolución de los 198 millones de euros en ayudas que exige la Comisión Europea, la estrategia de consolidación del Musel que plantea la Autoridad Portuaria, como puerto de referencia de la fachada Atlántica, podría irse al traste.

Hoy nos encontramos en el Muselón con una inmensa explanada donde nidifican las gaviotas, donde se ha acumulado carbón colombiano con fines especulativos. La regasificadora, proyecto estrella que habría de situar al Puerto como polo energético, permanece inactiva, al no llevarse a cabo la construcción de la mayoría de centrales de ciclo combinado a las que iba a servir, y pesa sobre ella una sentencia judicial de derribo.  A todo esto, hemos de sumar la desaparición de la Autopista del Mar con Nantes, cuyas posibilidades de reapertura parecen poco halagüeñas, que ha privado a Gijón de un elemento central en su tráfico de contenedores, que además servía de transporte turístico; y por si fuera poco, la reorganización de la estructura europea de Arcelor-Mittal, tras la adquisición de una importante factoría italiana, podría venir fatalmente condicionada para Asturias por la suerte del Musel.

Desde el Partido Comunista de Asturias, exigimos no sólo que el Gobierno de España trate de revertir  las decisiones de la Comisión Europea, sino que se depuren responsabilidades judicialmente, caiga quien caiga; y sobre todo, que se acometan las medidas e inversiones necesarias para extraer algún rédito social a esta obra aberrante.

Pero no podemos dejar de llamar la atención sobre el hecho de que este género de desmanes son consustanciales a un modelo económico que subordina las necesidades sociales a la ampliación del beneficio de las oligarquías empresariales y financieras; por lo que sólo abundando en la ruptura social para superar el caduco Régimen del 78 en favor de un modelo favorable a los intereses de la mayoría, podremos aspirar realmente a salir de esta espiral , de la que la historia del “Muselón” es sólo otro hito.

En Gijón a 28 de Octubre de 2014,  Partido Comunista de Asturias