imagen la razon

El estilo fascista en portada del diario “La Razón”

El Partido Comunista de Asturias ha conocido con estupor e indignación la campaña de agitación contra la enseñanza pública iniciada por el diario “La Razón” en su edición del miércoles, 9 de mayo.

Con el estilo más sensacionalista y deleznable, propio de la prensa “amarilla”, combina textos e imágenes a partir de su primera página para desacreditar el movimiento contra los recortes, contra el incremento brutal de las tasas universitarias y en defensa de la enseñanza pública.

No pierde el tiempo con argumentos económicos ni pedagógicos, más allá de hacer de tribuna para el ministro Wert. Su “información” se centra en una secuencia sesgada de imputaciones y argumentos “ad personam” dirigidos contra cinco estudiantes activos en el movimiento estudiantil que, tomados como auténticos chivos expiatorios, son objeto de calumnias, vejaciones e injurias de toda clase,

siguiendo conocidos métodos de manual para desacreditar al adversario, sus ideas y sus actuaciones, mediante la erosión programada y selectiva de algunos de sus integrantes. El procedimiento no es ajeno tampoco a los métodos de la propaganda nazi, de acuerdo con la receta del tristemente célebre Dr. Goebbels: una mentira repetida mil veces se convierte en verdad para la opinión pública.

Así, “La Razón” no polemiza contra los argumentos del movimiento estudiantil, sino que se entrega a dibujar un perfil de sus víctimas consistente en su supuesta condición de vagos, conflictivos, aprovechados y torpes, además de incriminarlos por el pensamiento político que les atribuye en temas internacionales o domésticos, todo ello con una retórica que recuerda los tiempos del franquismo, cuando las grandes movilizaciones estudiantiles eran atribuidas por los medios del régimen a “agitadores a sueldo”.

Sin embargo, lo peor del repugnante proceder de este periódico estriba en la publicación repetida de grandes fotos de los cinco jóvenes que se trata de perseguir y de linchar, como si de peligrosos delincuentes se tratara, exponiendo así a cada uno de ellos a convertirse en víctima de represalias violentas, una vez que han sido señalados con el dedo acusador. La única pata que le falta a este engendro fascista es la aparición de matones para “defender el orden”, al estilo de los antiguos somatenes y pistoleros de la dictadura primorriverista.

El Partido Comunista de Asturias expresa su más enérgica repulsa frente a semejantes formas de envilecimiento de los medios de comunicación, que bien pudieran traspasar los límites de lo punible en el Código Penal, condena a sus autores y alerta al conjunto de la sociedad del peligro que anida en tan reprobable manera de proceder.

El PCA manifiesta igualmente su solidaridad con Alberto Ordóñez, Mª José Romero, Tohil Delgado, Cristina Pastor y, singularmente, con la asturiana Beatriz García, víctimas de la caza de brujas puesta en pie desde los intereses del sistema capitalista y sus representantes políticos y mediáticos, y les asegura que la lucha en defensa de la enseñanza pública y los derechos de los estudiantes encuentra y encontrará siempre el más firme respaldo por parte del Partido Comunista de Asturias.

 

 

Oviedo. 10 de mayo de 2012